Informacion

¿Tu cuerpo quema músculo antes que la grasa?

¿Tu cuerpo quema músculo antes que la grasa?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Reduzca las calorías, agregue el cardio, pero no pase por alto sus músculos cuando planifique un programa de pérdida de peso. La reducción brusca de la ingesta de alimentos y el aumento del ejercicio aeróbico pueden tener un efecto negativo en los músculos magros, lo que hace que sea más fácil perder peso y no recuperarlo. Podría terminar más flácido que en forma si las libras que pierde son músculo en lugar de grasa.

Mitos de la dieta

La sabiduría popular crea estrategias de pérdida de peso ineficaces. Por lo general, una dieta restringe las calorías y aumenta la actividad aeróbica para eliminar las libras. Cuanto más severa sea la dieta y más vigorosos los entrenamientos, más rápido alcanzará sus objetivos de peso. Pero más cardio y menos calorías pueden producir consecuencias no deseadas. El National Council on Strength & Fitness dice que el enfoque puede afectar negativamente la composición de su cuerpo. Los ensayos clínicos muestran que la reducción de calorías al agregar entrenamiento aeróbico reduce la grasa, pero no hace nada para preservar el tejido muscular y puede provocar una pérdida muscular significativa.

Mezcla de combustible de alto rendimiento

A medida que comienza a hacer ejercicio, su cuerpo usa glucógeno, almacenado en el hígado y los músculos, como combustible. La Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan dice que, después de unos 30 minutos, cambias a la quema de grasas para obtener energía. Una sesión aeróbica larga y moderada aligera la carga de grasa y te acerca unos pasos más a esos jeans ajustados. Pero si el ejercicio es de alta intensidad o no consume suficientes calorías, su cuerpo convertirá las proteínas de la fibra muscular en energía. En lugar de quemar grasa, devoras el tejido muscular. El combustible que quema primero su cuerpo (músculo o grasa) depende de la forma en que estructura su pérdida de peso o su plan de acondicionamiento físico.

Cardio y catabolismo

Demasiado ejercicio cardiovascular reduce la masa muscular y la fuerza. Si su consumo de calorías es demasiado bajo y su entrenamiento aeróbico es demasiado duro, su cuerpo producirá la hormona catabólica cortisol, que descompone el tejido muscular. Anita Bean informa en The Complete Guide to Strength Training que, cuando trabajas duro y comes menos, tu cuerpo trabaja igual de duro para encontrar el combustible para todo ese gasto de energía. El metabolismo consume grasas y proteínas, y la proteína proviene de la fibra muscular. Desencadena el consumo de proteínas y canibalizarás tus músculos para alimentar tu quema de grasa, una maniobra autodestructiva. La Clínica Mayo señala que el tejido muscular quema más calorías que el tejido adiposo, por lo que, a medida que trabajas el exceso de pulgadas, preservar el músculo mejora tus probabilidades de éxito en la pérdida de peso.

Abraza la resistencia

El entrenamiento de resistencia puede compensar el impacto negativo de la restricción calórica y los ejercicios cardiovasculares sobre la masa muscular y la fuerza. El entrenamiento de resistencia aumenta el tamaño muscular, aumenta su tasa metabólica en reposo y resulta en una quema de grasa más rápida. Según el Consejo Nacional de Fuerza y ​​Estado Físico, una mayor masa muscular eleva los niveles metabólicos incluso cuando está descansando. Cada libra extra de músculo equivale a una libra extra de grasa perdida por año mientras duerme, no es una mala forma de mantenerse en forma. Más músculo tiene implicaciones adicionales importantes para la salud. La ausencia de ejercicio de resistencia conduce a una menor masa muscular y menor densidad ósea, una condición previa para la osteoporosis. Proteger tus músculos mientras estás a dieta podría tener implicaciones a largo plazo para la movilidad y la independencia, y tu capacidad para mantener un peso saludable y moderado a medida que envejeces.

Enfoque equilibrado

Una trifecta para una pérdida de peso saludable equilibra el ejercicio aeróbico regular, el entrenamiento de fuerza y ​​una dieta nutritiva que contenga suficiente proteína. El ejercicio cardiovascular moderado desarrolla músculo, según el Servicio de Salud de la Universidad de Columbia, que advierte contra las sesiones aeróbicas extremas que agotan el glucógeno y consumen músculo. Opte por ejercicios aeróbicos y de resistencia bajos a moderados y esté atento a la dieta. Para preservar la masa muscular, evite la fatiga y estimule el metabolismo durante la dieta, coma de cinco a seis comidas pequeñas durante el día e incluya proteínas adecuadas. La Escuela de Salud Pública de Harvard recomienda pescado, aves, nueces y frijoles como fuentes de proteínas que tienen cantidades muy bajas de grasas saturadas. Cree una combinación saludable de nutrición sana, ejercicio cardiovascular y entrenamiento de resistencia para alcanzar y mantener su peso ideal.



Comentarios:

  1. Adiv

    De acuerdo, una pieza notable

  2. Meztizshura

    Recopilaremos para usted en Internet una base de datos de clientes potenciales.

  3. Molmaran

    Bravo, es simplemente excelente idea

  4. Mona

    Tu opinión es tu opinión



Escribe un mensaje