Informacion

Disminución del apetito después de comenzar a hacer ejercicio


Muchas personas que intentan perder peso se preocupan de que aumentar las sesiones de ejercicio podría aumentar el apetito, lo que obstaculizaría sus objetivos. Sin embargo, el ejercicio de intensidad moderada altera la secreción de hormonas que controlan el apetito. Iniciar un nuevo programa de ejercicios es beneficioso para perder peso porque quema calorías, pero el control del apetito que ofrece aumenta el potencial de pérdida de peso saludable en muchas personas. Hable con su médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Hormonas del apetito

Su cuerpo produce hormonas que regulan el hambre y la saciedad. La grelina es la hormona que estimula el apetito, y el péptido YY ayuda a controlar el hambre. La leptina es otra hormona que aumenta cuando el estómago está vacío. Varios factores juegan un papel en el aumento de los niveles de grelina y leptina, incluido el estrés y la falta de sueño. Controlar la producción de estas hormonas es importante para mantener su consumo de calorías lo suficientemente bajo como para producir pérdida de peso. El ejercicio aeróbico puede ayudar a suprimir el apetito por cortos períodos de tiempo.

Disminucion del apetito

Una sesión de ejercicio aeróbico de una hora ayuda a reducir los niveles de grelina y aumentar los niveles de péptido YY, disminuyendo el apetito cuando haya terminado, según un estudio de 2008 publicado en el "American Journal of Physiology". El cambio en estos niveles hormonales significa que no sentirá hambre inmediatamente después de su entrenamiento. Sin embargo, el hambre regresa eventualmente, aunque no lo hace al mismo ritmo para todos. El ejercicio quema calorías, creando un déficit de energía que debe reponerse en algún momento, lo que significa que comenzará a sentir hambre una vez que sus niveles hormonales vuelvan a la normalidad. A medida que se acostumbre a su nuevo programa de ejercicios, es posible que no note un aumento del apetito tan alto.

Tipos de ejercicio

El ejercicio aeróbico suprime la grelina y aumenta el péptido YY a una tasa más alta que los ejercicios de entrenamiento de fuerza, que solo ofrecen cambios hormonales mínimos, según el estudio "American Journal of Physiology". El estudio utilizó un entrenamiento de una hora en la cinta de correr para medir los efectos del ejercicio sobre el apetito. Sin embargo, otros tipos de ejercicio aeróbico pueden ofrecer beneficios similares. Trotar, caminar rápido, nadar y andar en bicicleta son opciones alternativas.

Consideraciones

El estudio que examinó los efectos del ejercicio sobre el apetito utilizó sujetos masculinos, pero es probable que los resultados sean similares en las mujeres. Además, los efectos supresores del apetito se observaron más en los participantes con un peso saludable. Las personas con sobrepeso también pueden notar una disminución del apetito después del ejercicio. Si bien el ejercicio aeróbico puede suprimir el apetito, no siempre le impide comer. Después de un entrenamiento, evite comer alimentos ricos en calorías, lo que podría obstaculizar los beneficios del ejercicio. Ya sea que tenga hambre o no, tome un pequeño refrigerio y un poco de agua después de hacer ejercicio. Esto evita la deshidratación y reabastece tus suministros de energía. Incluya proteínas, que ayudan en la recuperación muscular.